Día 7: Artistas y desnudos olímpicos

No teníamos entradas para evento deportivo alguno, así que aprovechamos el día para ir a conocer el Boulevard Olímpico, ubicado en la zona céntrica de Río de Janeiro. Marchamos hacia allá en un colectivo que tardó alrededor de una hora y media. Mucho tráfico.

Al llegar nos encontramos con una pantalla enorme, como una especie de Fan Fest del Mundial de 2014, donde se transmitía en vivo las competencias de estos Juegos. También había mucha gente. No sé si tanta como los palos de las selfies pero había de todos los colores. Personas con los ojos achinados (por no saber decir si eran chinos, coreanos o japoneses) con sus súper cámaras de fotos, holandeses anaranjados, norteamericanos disfrazados, latinoamericanos pasionales, keniatas, australianos, de todas partes del mundo. El olimpismo, claro, es globalización. Y eso es lindo.

Lindo también fue ver los diferentes tipos de artistas por el largo paseo. Contorsionistas, trompetistas, cantantes, payasos, estatuas humanas, un viejito que hacía Freestyle, hasta Bungee Jumping había.

Sin embargo la jornada soleada no solo se vio envuelta en artistas, sino también en evangelistas que trataban de atraer al público, gente humilde que buscaba con sus changuitos de supermercado algo para comer, y manifestantes en contra de Michel Temer. En el medio de todo eso y de la rambla, un contenedor de Nike se ofrecía al consumo masivo, y más allá una globo enorme de la cerveza Scol hacía lo propio Estos desnudos también forman parte de estos Juegos Olímpicos.

Más notas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *