Historia del handball olímpico

El handball dio sus primeros pasos en los juegos que se disputaron en Berlín 1936, con una modalidad de juego totalmente distinta a la que se acostumbra a ver hoy en día. La competición se realizó en canchas de once de fútbol al aire libre, con las mismas medidas de hasta inclusive los arcos, y cada equipo tenía 11 jugadores. En esos Juegos participaron seis países y compitieron solo los hombres. El sistema de competencia consistió en una liguilla con dos grupos de tres equipos cada uno. Alemania consiguió la medalla dorada, Austria la de plata y Suiza la de bronce.

Luego de aquella edición, el handball fue quitado de la cita olímpica y tardó 36 años en volver. Su regreso fue en los Juegos de Munich 72′ (con la particularidad de que vuelve a las olimpiadas siendo sede Alemania, país impulsor del handball en la modalidad que conocemos hoy en día) con la participación de los hombres solamente. Esta edición fue totalmente diferente, porque la modalidad es la misma que se practica actualmente: siete jugadores, y disputado en salones cubiertos.

A partir de los juegos del 76′, son incluidas las mujeres, y de ahí en más se produjo la inclusión definitiva del deporte en las olimpiadas, celebrándose ininterrumpidamente desde entonces. El torneo es organizado por el Comité Olímpico Internacional (COI) y la Federación Internacional de Handball (IHF).

En cuanto a las participaciones de los seleccionados argentinos en las olimpiadas, los hombres consiguieron su primera participación en Londres 2012, donde no pudieron pasar la fase de grupos. Logró clasificar a estos Juegos Olímpicos actuales, donde hará su gran debut la selección femenina.

Actualmente, en los hombres, Francia es el bicampeón olímpico. Lideran el medallero la Unión Soviética con dos de oro y una de plata, los siguen: Yugoslavia, Francia y Croacia  (dos oro y una de bronce). Mientras que en las mujeres, Noruega es el actual bicampeón olímpico, y el medallero histórico lo lidera Dinamarca, con tres de oro.

Más notas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *