Viejos conocidos que ilusionan

El seleccionado argentino de básquet buscará repetir en Río lo logrado tiempo atrás con algunos campeones olímpicos en el equipo.
Falta cada vez menos para el comienzo a los Juegos Olímpicos de Río 2016 y el seleccionado Argentino de Básquet contará con varias caras de la recordada generación dorada como Luis Scola, Andrés Nocioni y Carlos Delfino en lista (aún sin confirmar por lesión). En tanto que el mejor basquetbolista argentino de todos los tiempos, Emanuel Ginobili, se puso a disposición del entrenador. Los viejos conocidos buscarán poner una vez más al básquet Nacional en lo más alto como en aquellos tiempos de Indianápolis, Atenas y Pekín.
Argentina llegará a Brasil con viejas glorias de lo que fueran sus exitosos años cuando obtuviera el segundo lugar en el Mundial de 2002 y la medalla dorada en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, en los que destrozó en ambas competencias a la potencia del mundo, Estados Unidos. Además del bronce obtenido en Pekín 2008. El equipo conducido por Sergio “La Oveja” Hernández cuenta con jugadores que se encuentran en un buen momento y de gran nivel en las últimas convocatorias, algunos de ellos actúan en el viejo continente y otros en La Liga Nacional de Básquet.
Luis Scola, es una de las viejas presencias que estará una vez más en la cita olímpica. El ala pívot de Toronto Raptors, equipo canadiense que juega en la NBA, ha sido todos estos últimos años una pieza fundamental en las distintas competiciones con la albiceleste. Scola es el mejor jugador ofensivo de la selección, con una cantidad de recursos interesantes y efectivos. Todo esto le valió el privilegio de ser el abandero de la delegación argentina en la inauguración de los juegos.
Por otro lado y si de viejos conocidos se trata, el “Chapu” Andrés Nocioni, gran referente, luego de una amplia trayectoria en la NBA, hoy es pieza clave de Real Madrid. El alero fue elegido en 2015 como MVP, tras la obtención de la Eurocopa y posiciona como uno de los históricos de la Albiceleste que dirá presente en Río 2016.
Una de las noticias que sacudió al mundo del básquet fue la disposición de Emmanuel Ginobili a las órdenes de la Oveja Hernández para disputar sus últimos JJ.OO en el ocaso de su carrera. “Manu” que parece haber dado lo último de su repertorio en esta última temporada en los Play Off de la NBA con el equipo de casi toda su vida, San Antonio Spurs, sueña con cerrar su carrera con una medalla olímpica con la Selección Nacional.
En cuanto a los más jóvenes, Facundo Campazzo es uno de los que está en un gran presente, en la liga ACB de España con UCAM Murcia. Sin lugar en Real Madrid, el base de 1,79 cm encontró su lugar en el equipo rojo donde demuestras sus dotes en el armado del equipo y el juego como en sus años en Peñarol. Otro que está atravesando un gran momento es Nicolás Laprovittola, que luego de un paso breve por Lituania, milita en Estudiantes de Madrid.
Con respecto al ámbito Nacional, Hernández tiene al resto del equipo desempeñándose en el país, a excepción de Patricio Garino que milita George Washington Colonials de una liga menor en Estados Unidos y Nicolás Richotti, actualmente en Iberostar Tenerife de España. Entre los jugadores que destacan en la Liga Nacional de Básquet se encuentran Selem Safar (pivote), Marcos Delia (pivote) y Tayavek Gallizi (ala pívot). Todos integrantes del equipo que obtuvo la clasificación a Río en el Torneo de la Américas de México en 2015.
Cabe destacar que si bien los últimos años de convocatorias han sido de recambio y transición en este nuevo proyecto a olimpiadas, el entrenador tendrá la oportunidad de forjar un equipo con futuras promesas dentro de este deporte bajo la experiencia y consejo de los más experimentados, que en caso de confirmarse la presencia de todos ellos, disputarían su cuarto juego olímpico. Delfino con 34 años, Nocioni y Scola (seguros) con 36 y el más longevo, Ginobili con 39 años.
Argentina pisará suelo carioca con la esperanza de estar una vez más entre los mejores. Los recursos están, el país desde hace más de una década viene demostrando que es un problema para cualquier selección con la que se tope. Con la base de un gran juego colectivo, que es lo que la caracteriza. Los números y las estadísticas abalan al equipo como candidato, ya que se encuentra cuarto en el ranking FIBA por detrás de EE.UU, España y Lituania.

Más notas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *